¿Quieres Unirte a la Iglesia Mayor de Lucifer?

Unas cuantas consideraciones

El atractivo de unirse a un grupo esotérico, pagano, satánico o de por sí exótico, según los parámetros de la cultura, es uno bastante tentador. Vivimos en la era de lo descartable y fugaz, y nuestras decisiones se toman dentro de ese contexto sin apelar muchas veces a motivos verdaderamente serios y que no sean la simple curiosidad o la búsqueda de pertenencia para formar de esa forma una identidad, o cualquier otra frivolidad del momento; y es que el humano promedio suele ser impulsivo e irracional. Antes de tomar el paso decisivo para adentrarse en un grupo serio, y ser bien recibido, creemos que son indispensables dos factores: 1) el análisis personal para ver si dicho grupo se adapta a tus principios y valores y tu propia cosmovisión, o que por lo menos se acerque tanto que te haga decidir juntar tu tiempo con individuos encaminados a metas en común y hermanados por un vínculo en su concepción de las cosas; y 2) un estudio profundo de la filosofía del grupo al que uno pretende unirse, ¿cómo hacerlo si uno desconoce la esencia de lo que todos hablan y comparten? Es algo a tomar muy en serio, si no quieres ser mal visto y hasta finalmente expulsado, sobre todo en grupos que fomenten la independencia y el poder dentro del marco del Sendero de la Mano Izquierda, como lo es la Iglesia Mayor de Lucifer.

Qué es lo que no encontrarás con nosotros:

– Paternalismo. Luchamos contra toda figura por encima de nosotros, siendo por sobre todo individualistas, luciferinos que se valen por sí mismos; existe una guía natural dentro de un grupo donde uno puede aprender de todos en un dinamismo participativo, pero no esperes que alguien sea tu sombra, ni que hará la labor de un padre o una madre. Esto es para líderes, no seguidores.

– Secta ritual/criminal. Como aclaramos en diversos artículos y nuestra web, nuestra Iglesia/Asamblea trata de replantear los conceptos cotidianos de la sociedad como “Iglesia” o “Adversario” para nuestro propio beneficio dentro del Sendero de la Mano Izquierda, en ese sentido, vemos a nuestra organización dentro de la acepción antigua de un espacio o reunión de personas con ideas afines, no como un edificio de cemento al que es obligatorio ir cada domingo, se ha de diezmar y se va a escuchar a un “guardián de la fe” poseedor de verdades absolutas. En nuestra Iglesia/Asamblea, todo individuo tiene una voz y una propia órbita, valoramos la individualidad y singularidad de cada uno, lo que tiene que ofrecer y lo que podemos aportar unos a otros. Condenamos cualquier acto que vaya en contra de la ley, no lastimamos personas, ni animales, y tampoco somos un grupo esotérico donde uno aprenderá bajo un currículo diversas enseñanzas ocultistas; aunque muchos de nosotros somos magos y brujas practicantes y sí contamos con órdenes iniciáticas internas propiamente estructuradas para el fin del desarrollo mágico -reservadas solo para los miembros- y siguiendo la misma línea de individualidad e independencia.

– «Pactos»/salidas rápidas. Si tu vida es mediocre, lo seguirá siendo hasta que te pongas a trabajar en ello, no hay verdaderos atajos a la grandeza, e incluso los procedimientos místicos requieren de estudio, preparación y práctica. Nosotros NO creemos en que un «Diablo» esté deseoso de nuestras almas y que a cambio nos va a dar las riquezas de los famosos (de hecho, no creemos EN ABSOLUTO en la tragedia cristiana descrita en la biblia sobre la rebelión en el cielo, ni que el bien y el mal están en conflicto con sus respectivos representantes, Jehova vs. Satanás), como cuenta la superchería popular fundamentada principalmente en el cristianismo. Si te acercas a nosotros por motivos semejantes y así de pueriles, estás tocando la puerta equivocada.

– Parejas/amantes/acoso. Nuestro propósito es compartir en un espacio con los nuestros, y como defensores del individuo, ponemos nuestro bienestar ante todo, siendo cuidadosos con que algo perturbe o moleste nuestra armonía. Este NO es un espacio para buscar hombres o mujeres, o mucho menos tener parejas sexuales o realizar orgías que solo suceden en las mentes más supersticiosas y tontas de los crédulos. Si alguien se mete con cualquiera de nosotros, lo hace con todos. Ante cualquier falta de este tipo, por mínima que sea, se procederá a la expulsión inmediata de la persona, y de tratarse de una infracción mayor, poseemos los datos de cada miembro para proceder judicialmente con el responsable. Nos tomamos el respeto muy en serio.

– Gregarismo. Pensar por uno mismo no es solo animado, sino que es hasta obligatorio en nuestro grupo y dentro del Sendero de la Mano Izquierda; busca y aprecia tu criterio personal, y haz arder cada día con más fuerza la Llama Negra de la Consciencia.

– Ocio. Si bien podemos pasar momentos de calidad fuera de lo filosófico o espiritual, este grupo no está destinado a ser uno donde se venga a perder el tiempo; y fomentamos la productividad de los miembros para la actividad de un grupo vivo. Si eres aceptado, ten presente que tu tiempo será invertido en diversas actividades acordadas y que se te va a solicitar productividad. No queremos cargas innecesarias.

– Dogmatismo. Una vez dentro, se te invita a seguir pensando por ti mismo y a no suscribirte ciegamente a ninguna visión ajena que vaya en contra de tu sentido común. Tampoco buscamos una posición de superiores a los que se les ha de creer todo y colocar sobre un altar, cosas que estarían en contra de los principios que los propios luciferinos promovemos.

Seamos francos, un rol paternal y una tutoría desinteresada por el solo hecho de haber querido ingresar a un grupo es lo último que podría uno encontrar dentro de gente encaminada, el mayor porcentaje de su tiempo, a su desarrollo personal, además de que tenemos vidas y nuestros propios problemas. Sigue esta regla de oro: lo que no puedas conseguir por ti mismo, no lo conseguirás de los demás; demuestra que eres un verdadero Luciferino. Las peticiones descorteces de libros, un forzado rol de gurú, o los reclamos por atención, entre otras cosas similares fuera de lugar, hablan de que te equivocaste de sitio y que lo que necesitas es otro grupo, ambiente, personas y un análisis profundo en búsqueda de madurez. Pautas similares se aplican a cualquier falta sobre los demás y sobre sí mismo con el desperdicio del tiempo.

Si aun así deseas dar un paso hacia adelante y recorrer el sendero con individuos con quienes te sientas cómodamente familiar, a los que veas como compañeros de la jauría de lobos que pueden valerse por sí solos representando al Luciferianismo por su cuenta y que en grupo disfrutan de la compañía del otro semejante, luego de un estudio a profundidad de lo que representamos, eres bienvenido a nuestro Santuario del Yo.

La Iglesia Mayor de Lucifer está abierta a todos, pero no todos son capaces de ingresar en ella. No buscamos a muchos, sino a los verdaderos nuestros que son pocos. Investiga, analiza, aplica y comprueba sobre ti primero, y busca en el exterior luego. El éxito medible es tu prueba, la hermandad luciferina una muestra del mismo proceso.

¡Salve el Yo!