La Iglesia Mayor de Lucifer/Asamblea de los Portadores de Luz es una organización a nivel mundial cuyo objetivo es proporcionar el contacto y un punto de encuentro para los individuos que se identifican con el simbolismo y principios del rebelde cósmico por excelencia: Lucifer, dentro del marco de lo que en las filosofías ocultistas actuales se conoce como el Sendero de la Mano Izquierda. Aquellos que toman para sí las características de Lucifer en su crecimiento completo son conocidos como Luciferinos (Ver ¿Soy un Luciferino? por la Arconte Hope Marie-Ford en este mismo espacio), y denominamos a nuestra ideología como el Luciferianismo, la aplicación de esta filosofía en la vida de la persona, siendo esto ante todo una elección individual y no una obligada o forzada. Nosotros valoramos y difundimos un fuerte individualismo, entendido como la característica que nos vuelve independientes tanto en el interior como el exterior, y si bien los puntos en común de nuestros principios y valores son los que nos unen, vemos natural las diferencias en nuestra percepción de lo que es el Luciferianismo a nivel del individuo más allá de la definición inicial. Algunos toman al Luciferianismo como una filosofía de la conquista de sus mundos inmediatos y el éxito, otros como una religión en el contacto con su parte interna y espiritual, otros como una vía iniciática junto con las prácticas esotéricas que compartimos los que recorremos dichos caminos, y otros como todo lo anterior a la vez y más.

Nuestro espacio no es un lugar para arrodillarse y suplicar a que un salvador vaporoso venga a solucionarnos la vida. Tomamos la palabra “Iglesia” en su etimología temprana como un punto de encuentro de individuos con pensamientos afines. No nos reunimos alrededor de un “representante de la fe” y “Dios” a que nos ofrezca sermones sobre cómo conducir nuestras vidas en base a reglas religiosas. Tampoco somos ovejas disfrazadas de lobos, gente débil que busca hacerse pasar por lo que no es en autoengaño y suplir carencias internas y autoestimas frágiles. Asimismo, creemos que la prueba de superar los significados comunes de las palabras y trascender las figuras de miedo impuestos por los religiosos (tales como “Lucifer” o “Adversario”, entre otros) comprende el primer paso de pensar por sí mismo, un ejercicio de liberación mental y el inicio de la independencia interna; el juicio de los aparentes contrarios trae consigo la liberación. En los últimos tiempos hemos optado por utilizar un nombre adicional en afinidad a nuestros objetivos: La Asamblea de los Portadores de Luz. Ambos nombres son utilizados de forma intercambiable según el grupo local y las circunstancias.

Muchos encuentran un conflicto en nuestra falta de dogmatismo, pues lo que suelen buscar es un grupo reglamentado más, en la búsqueda de la identidad propia del humano, obviando la verdadera tarea de todo practicante serio, ser uno mismo ante todo. Es así como algunos corren en disgusto de regreso a las definiciones seguras que abundan por la red que implican sufijos de todo tipo (-ista, -iano, -ico, etc.) y disparatados cuentos ajenos por los cuales vivir. Creemos que cada uno de nosotros es en sí mismo un Lucifer por su propia cuenta,  y solo él/ella tiene la elección para definir la metafísica y los pasos de su propia vida. Nosotros no “buscamos” a esa gente, y en su lugar vemos a nuestra organización como un faro al que han de llegar los que deben llegar, no más. Tampoco buscamos proselitizar, convertir, ni reclutar a las personas, pues no nos interesa llenarnos de números ni mucho menos creemos en que la nuestra sea una visión colectivista que se deba predicar como solución ideológica para el mundo; somos conscientes de aquello que es para los pocos. Nosotros creemos también que un luciferino “nace y no se hace”, es decir, que uno o bien posee las características que representamos o simplemente no, por lo que es inútil intentar ponerse la piel del lobo, pues al final es siempre la naturaleza de cada uno la que va a destacar.

Dentro de la IML/APL, aplicamos la Filosofía Luciferina directamente en nuestras vidas reconociendo la unidad individual como punto central y lo único que puede dar forma y transformar la vida de la persona. Esto comienza con la forma en que la mente percibe la existencia y su entorno para iniciar el cambio a mejor.  Este sendero de anarquía espiritual invita al rompimiento de las visiones restrictivas institucionalizadas a través del desafío y el cuestionamiento y el deshacerse  de aquellas que no soporten este escrutinio. Las bases de esta filosofía son exploradas en el proceso de la triada de Iluminación-Liberación-Apoteosis, desarrollado a su vez en la aplicación de nuestros 11 Puntos de Poder Luciferino.

Encontrarnos es bastante sencillo, si existe un verdadero interés y voluntad, pero el ingreso en la actualidad dependerá de un análisis profundo de la persona con su propuesta: si eres de los nuestros simplemente lo sabrás.

Con la solicitud de ingreso aceptada por el líder a cargo, el aspirante a miembro oficial podrá participar en La Ceremonia de Iluminación, que es una iniciación dentro de nuestra corriente y emplea el simbolismo luciferino esotérico que marca un proceso importante en la vida de la persona: en adelante, habiendo tenido entonces acceso al mundo interno y sus fuerzas, la idea de estas se encontrarán a lo largo de su camino, sea si las aproveche  de la mejor forma o no; aquella es la importancia del ritual y la iniciación. Posteriormente, el individuo puede coordinar con el líder la entrega de un certificado que conmemore el acontecimiento, entre otras cosas.

A tener en cuenta: Algunas de nuestras secciones son de ingreso solo por invitación y abren sus puertas cada cierto tiempo según lo vean adecuado. En caso de que la persona no se encuentre cerca de un grupo (otros países, por ejemplo), esta puede solicitar el ingreso a la IML/APL para participar a la distancia, a través de la coordinación con un encargado. Solamente se aceptan las propuestas serias, por demás estar explicar que se rechazan las peticiones de “pactos”, un “hola” o exigencias desconsideradas por el ingreso. El respeto y atención que se den a las solicitudes serán proporcionales al tiempo tomado para redactar la propuesta. Tómalo como un espejo, además de que no encontrarás aquello que no está dentro de ti.

Ser miembro de la IML/APL ofrece la oportunidad de conocer en persona a mentes y almas afines dentro del grupo más cercano y a otros luciferinos a nivel mundial a través de nuestros espacios virtuales y reuniones. En nuestros encuentros, nos reunimos para compartir el conocimiento que cada uno explora en el intercambio de ese simbólico fuego a través de charlas, debates, poesía, música, arte y más, así como prácticas esotéricas luciferinas y del Sendero de la Mano Izquierda para los magos practicantes, a discreción del líder de la sección. Nuestros espacios virtuales permiten similares ventajas, además de talleres, la participación en nuestros foros privados y el blog en nuestra página “El Lucero del Alba” y la revista “Sabiduría de Eósforo”, así como prácticas mágicas a la distancia. Adicional a lo anterior, la IML es la puerta de ingreso nuestra orden iniciática interna dedicada de lleno a la Magia(k) Luciferina: La Orden del Fósforo. Es necesario ser un miembro oficial de la IML/APL para el ingreso en estas. Dentro de la IML/ALP, los cargos administrativos son eso y solo representan la estructura necesaria para una organización (y más tarea), pero por ningún motivo una superioridad cualquiera que sea.

Durante todos estos años nos hemos elevado como la propuesta líder a nivel mundial dentro del Luciferianismo, siendo que esta busca juntar las diferentes voces y banderas que hablan de la figura que consideramos la más completa del Sendero de la Mano Izquierda. No somos los únicos, en el pasado y seguramente en el futuro, pero con seguridad sí la organización más ambiciosa de todas en esta unificación, hablando como la “Iglesia Mayor”, la principal encaminada en su tarea. Es importante recalcar que de entre las muchas visiones, la nuestra se centra en el marco del Sendero de la Mano Izquierda, lo que quiere decir que aunque reconocemos que puedan existir otros Luciferianismos (o como deseen llamarse), nosotros somos fieles a la búsqueda y esfuerzo por ser nuestros propios dioses y no someternos ante nadie ni nada, ni ante supuestos seres espirituales ni ninguna otra autoridad, tal cual los relatos de este Prometeo en todas las partes del mundo. No buscamos ser una religión o secta más hambrienta de marionetas y descerebrados, lo que incluye el no someter a nadie más, lo que también consideramos en este sentido una pérdida de tiempo al afectar en la calidad de nuestros espacios y relaciones. Los lobos se juntan con lobos.

En el Fuego Incesante y Rabioso de la Transformación Interna
¡Salve el Yo!