BIENVENIDOS A LA NUEVA ERA LUCIFERINA
Por Jeremy Crow y Michael W. Ford

Antes de comenzar, debemos ampliar lo que es un Luciferino desprovistos del sesgo de las teorías de conspiraciones y el dogma monoteísta.

La palabra “Lucifer”, es utilizada de forma literal y no es modificada para adaptarse al folclore moderno construido en torno a la ideología cristiana. Lucifer es una palabra que significa “Portador de Luz” y es utilizado para describir el fenómeno conocido como “La Estrella del Alba”. Desde tiempos inmemoriales, la Luz fue utilizada como un símbolo para el conocimiento y la consciencia. Estos conceptos bastante básicos pueden ser utilizados para construir toda una filosofía desde los primeros principios. Uno puede convertirse en un Portador de la Luz hacia todos a su alrededor y por lo tanto actuar como un Lucifer en el mundo.
Los Luciferinos no adoran al “diablo”, Satanás o a ningún otro dios externo. En todo caso, se puede decir que los Luciferinos adoran prácticamente al Conocimiento en sí, aunque sería más preciso decir que nosotros veneramos el Conocimiento. Nosotros buscamos evolucionar el Conocimiento en Sabiduría a través de la experiencia práctica. Aplicar el Conocimiento en una experiencia útil permite un entendimiento práctico que incrementa nuestro sentimiento subjetivo de Poder (control sobre nuestro entorno inmediato o vida).
Un entendimiento profundo del mundo natural y del ser trae el poder para cambiar el mundo, para bien o para mal. Es imperativo que utilicemos este poder para el progreso de nuestra especie y, ciertamente, de toda la vida consciente en el multiverso. Buscamos la progresión completa de la humanidad para que nuestras especies puedan liberarse a sí mismas de la esclavitud mental que nos ató por miles de años. Estos grilletes mentales fueron institucionalizados a través de las religiones dogmáticas y las ideologías nacionalistas del mundo.
Estas instituciones y patrones rígidos de pensamiento están destinados a caer en el olvido. Aunque este proceso puede ser ralentizado, no puede ser detenido. El status quo empuja con más fuerza que nunca para mantener las cosas iguales porque ellos ven a más y más personas reclamando sus libertades individuales y poder personal. La vieja corriente dominante agoniza y estamos aquí para para marcar el comienzo de una genuina Nueva Era.
Con esta sencilla comprensión, podemos ahora presentar la Nueva Era Luciferina (NEL).
En la antigüedad, la cultura Maya desarrolló un calendario tan preciso que rivaliza con nuestro calendario moderno. Nuestro actual calendario gregoriano se basa por completo en el ciclo solar, mientras que el calendario maya incorporaba diferentes ciclos celestiales en sus cálculos. Todos hemos escuchado hablar de la propaganda y el miedo alrededor de los eventos apocalípticos que se suponía iban a ocurrir al final de la Cuenta Larga del Calendario Maya, cuya fecha popular fue dada como el 21 de Diciembre del 2012 EC. Muchos incluso afirmaban que esta fecha marcaría el Fin de Mundo. En un sentido muy real, el mundo terminó y un nuevo eón de iluminación se levantó para tomar su lugar. El día después del Fin del Mundo marca el comienzo del Año Cero de la Nuera Era Luciferina.
El calendario entero describe un “Gran Año” de alrededor de 28,000 años. Este valor no es arbitrario. Eso se basa en una “oscilación” de la Tierra alrededor de la inclinación de su eje norte-sur. Este ciclo natural ha sido observado por más de una civilización antigua y ha sido verificada por la ciencia moderna. Al igual que dividimos un año solar común en doce secciones, cada uno gobernado por uno de los signos del zodiaco, el Gran Calendario Maya puede ser dividido en doce Épocas, nuevamente, cada una gobernada por un signo del zodiaco. Cada una de estas Épocas Zodiacales pueden ser considerada un “Gran Mes” de alrededor de 2300 años cada uno. La transición de un Gran Mes a otro es referida como las Precesión de los Equinoccios.
Es importante señalar que la NEL describe el comienzo de un nuevo Gran Año y no simplemente la transición a un nuevo Gran Mes. Sin embargo, es difícil conceptualizar el cambio que tiene lugar entre los veintiocho mil años anteriores y el nuevo periodo de veintiocho mil años que se despliegan ante nosotros. Por lo tanto, es importante excavar y examinar los cambios más inmediatos como son descritos por múltiples fuentes.
En esta época, estamos en la transición de la Era de Piscis a la Era de Acuario. El signo de Piscis es presentado por el pez y su Era se correlaciona principalmente con el reinado de Cristo. La asociación entre la Era de Piscis y el cristianismo ha sido explorada por otros en profundidad. Para nuestros propósitos, es de interés contemplar las siguientes supuestas palabras de Cristo escritas en el Libro de Mateo (NVI), capítulo 28, versos 19-20:
«Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin de la Era.»
Interpretado desde una perspectiva esotérica, Cristo y sus enseñanzas están destinadas para aquellos que viven en la Era de Piscis y una nueva revelación preparará el terreno para la Era de Acuario. De hecho, el profético libro del Apocalipsis ofrece un relato simbólico de la transformación personal y colectiva que ocurriría y está ocurriendo en la actualidad, ahora que el Fin de la Era ha llegado. La gran división entre el Espíritu y la Materia se resolvería, el Cristo Resucitado (descrito a sí mismo como la Estrella del Alba o Lucifer) ya no sería más visto como externo y los contenidos del inconsciente serían abiertos a la examinación por la mente consciente.
Existen números indicadores simbólicos de este proceso dentro de las escrituras cristianas si te encuentras inclinado a explorar está línea en profundidad. Basta con decir que este Gran Cambio es un tema constante encontrado en muchas tradiciones religiosas y espirituales alrededor del mundo, sin mencionar el fenómeno celeste relevante.
La tradición hindú también enseña que existe un gran círculo dividido en secciones más pequeñas. La versión hindú del gran Año es llamado el Maha Yuga. En ese sistema, el Gran Mes final antes del fin del MahaYuga es atribuido a la diosa del caos y la destrucción, Kali. Si encontraste esto antes, es posible que sepas que se nos dice que estamos en la actualidad en el “Kali Yuga”, el cual culmina en el fin del mundo como lo conocemos, seguido por una nueva “Edad de Oro” de todo tipo. La línea de tiempo actual se encuentra en disputa pero algunas personas ha conectado comprensiblemente esta idea con el fin del La Gran Cuenta del calendario maya en el 21 de diciembre del 2012 EC.
En la comunidad oculta moderna, una de las figuras históricas influyentes es Aleister Crowley (1875-1947 CE). Él fundó la religión de Thelema que describe una serie de eras en el desarrollo humano referidas como Eones. Los Eones descritos por Crowley incluían a los de los dioses egipcios Isis, Osiris y finalmente Horus. De acuerdo a la religión Thelemica, estamos actualmente en el Eón de Horus, que comenzó el 20 de Marzo de 1904 EC.
Aunque esto fue hace de un siglo antes de la fecha del 2012 que estamos tratando, este aún merece ser mencionado por un par de razones. La primera es que muchos, incluyendo a Crowley mismo, hicieron una conexión entre el concepto de los Eones Thelémicos y la Precesión de los Equinoccios. Esto se enlaza explícitamente con la idea de la Nueva Era de Acuario en la mente de muchas personas. Además, dado que Crowley se declaró a sí mismo ser el “profeta” del nuevo Eón de Horus, tuvo un interés particular en colocar la fecha de inicio durante su vida.
Su concepto del Nuevo Eón llegó a influir a una nueva generación de ocultistas. Desde entonces, algunos otros declararon el inicio de los nuevos Eones basados en deidades egipcias. Estos incluyen al Eón de Ma’at y el Eón de Set. Algunos han propuesto la idea de que más de un Eón puede existir simultáneamente. Otros sostienen que un Eón da paso al siguiente. De cualquier modo, muchos ocultistas modernos han tomado consciencia del concepto a través de esta ruta.
También es significativo que el año 2012 EC marque también el último tránsito de Venus del siglo XXI. Este evento es similar a un Eclipse Solar pero es un fenómeno mucho más raro y sutil. Durante un Eclipse Solar la visión del Sol es oscurecida temporalmente cuando la Luna pasa directamente entre el Sol y la Tierra. Durante el tránsito de Venus, el planeta pasa directamente entre el Sol y la Tierra, proyectando una sombre muy pequeña. Esto no sería perceptible para un observador casual a simple vista, pero puede ser detectado fácilmente por los que conocen la utilización de equipo rudimentario. El tránsito de Venus sucede dos veces, con ocho años entre cada caso y no vuelve a ocurrir durante más de un siglo. El siguiente caso no está previsto que ocurra nuevamente hasta Diciembre del año 2117 EC.
El planeta Venus es especialmente importante pues este es la “Estrella del Alba”, aludido con anterioridad. El último objeto brillante en el cielo antes de que el Sol se levante es en realidad el planeta Venus. Este anuncia simbólicamente la salida del Sol y de este modo puede ser asociado con la palabra latina “Lucifer”, que significa literalmente “Portador de la Luz”. El planeta Venus es también el primer objeto brillante en aparecer en el cielo cuando el Sol se pone en el atardecer. A esto se le conoce como la “Estrella Vespertina” y puede ser considerada como el Portador de la Noche. En la Nueva Era Luciferina ambos aspectos son reconocidos como importantes.
La Estrella de Vespertina como el “Portador de la Noche” es representada como la Oscuridad. La Oscuridad es simbólica de nuestros deseos primarios e instintos inherentes en todo ser vivo individual; esta “sombra” es primordial para proporcionar la base para nuestros accionamientos conscientes como miembros productivos de la sociedad e individuos exitosos. Los Luciferinos encuentran conocimiento, fuerza y poder en la oscuridad reparadora e inspiradora por igual.
La Estrella del Alba como el “Portador de Luz” es la consciencia vigorizante y disciplinada de nuestras mentes racionales; ganamos comprensión a través de la experiencia al aplicar el conocimiento en la consecución de fines a corto y largo plazo en esta vida, ahora. Buscamos establecer el equilibrio entre la oscuridad primaria y la antorcha interna de la consciencia divina. Esta “consciencia divina” es simbolizada como la “Llama Negra” o la “Luz Negra”, los luciferinos utilizan disciplina y discernimiento para controlar y guiar nuestros instintos e impulsos dentro de una forma productiva con respecto al individuo y la comunidad en la que existimos.
Los Luciferinos recorren principalmente el Sendero de la Mano Izquierda, que en realidad es El Sendero Completo pues valora los trabajos de Luz así como la exploración valerosa de la Oscuridad. En un nivel personal, es importante reconocer e integrar tu ser completo. Comprendiendo tu propia Sombra y dedicando todos los aspectos de ti mismo hacia el logro de tus metas te conducirá a la manifestación del Ser Completo Armonizado. Esto desbloqueada incluso niveles más grandes de consciencia y poder personal.
¿Qué podemos esperar en la Nuera Era Luciferina? La NEL marca el amanecer de un nivel sin precedentes de descubrimientos científicos, comprensión personal y autodeterminación a disposición de todos los seres humanos sobre el planeta y más allá. Ya no seremos subyugados por los sistemas supersticiosos de culpa, vergüenza y miedo creados para el beneficio de los pocos. Cada uno de nosotros nos levantaremos y tomaremos el control de nuestros destinos personales. La forma en que esta se desarrolla depende de cada uno de nosotros y de cómo deseamos dar forma al curso de la historia. Nos convertiremos en dioses literales; Señores del multiverso con un potencial infinito.
¡El futuro es nuestro! ¡Ponte de pie y deja tu marca sobre el mundo para tomar tu lugar entre los inmortales de los mitos y leyendas! ¡Esta es la Nueva Era Luciferina y tú mismo eres Lucifer!