El Tridente de Satanás

O las 3 fases del Satanismo
(En honor a Anton Szandor LaVey 11-04-1930/29-10-1997)

Primera Punta. Satán como antinomianismo. Satán como desafío socio-cultural en choque para la autodefinición, no como espejo sino como un cristal nuevo. Satán como rechazo a la moral de esclavos de las religiones abrahámicas y las que con sus ilusiones vayan en contra del ser humano. Satán como iconoclasta y como embaucador (trickser) arquetípico, el que gusta tomar el pelo a los incautos de un mundo aburrido y lineal; sentido del humor. Satán, el rebelde, y la furia joven y animal encaminada a un fin. Satán como cuestionador y destructor de supersticiones. Satán como símbolo, esencia y principios, no como ser literal.

Segunda Punta. Satán como reconocimiento del pasado animal, más evolucionado, capaz de grandeza o mezquindad, pero bestia al fin y al cabo; responsabilidad para el responsable. Satán como instinto y naturaleza, como ferocidad, las fauces del depredador y el mazo del conquistador, la filosofía del poder.

Tercera Punta. Satán como individuo y centro de todo. Ninguna manada de ovejas obligatoria, trabajo solitario; y jauría de lobos con los que siente suyos. Elite en lugar de los muchos. Satán como independencia, y libertad para poder pensar por sí mismo, sin amos y sin instituciones, sin ídolos ni textos sagrados. Satán como herramienta legítima y sinónimo directo del Sendero de la Mano Izquierda, intercambiable y expansible a cualquier escuela y sistema, nombra a cualquiera.

“Los conceptos del Satanismo están ahí, ya sea si yo lo apruebe o no. Yo puedo ser un ideólogo, al codificar estar leyes, pero ellas existen independientemente de mí. Están aquellos… quienes no pueden diferenciarlo, para quienes el Satanismo es sinónimo con LaVey, pero ese es su problema. – Anton Szandor LaVey

Paul NS
IML Perú

»

© 2020 Iglesia Mayor de Lucifer. Tema por Anders Norén.